Author: javiercostacom-admin

Inicio / Articles posted by javiercostacom-admin
Nuestra energía no es infinita: aprendamos a concentrarla sobre aquello que nos hace felices.

Nuestra energía no es infinita: aprendamos a concentrarla sobre aquello que nos hace felices.

Por Gianluca Bianco. Gentileza de: Centodieci

No siempre es fácil coger las riendas de la propia vida, especialmente si esta ha sido influenciada desde la adolescencia, tampoco es tan fácil sentirnos seguros de haber elegido lo mejor para nosotros, lo que nos hace sentir felices y agradecidos por este día de hoy. Bajo estas premisas, muy a menudo me he preguntado (y lo sigo haciendo aún hoy): ¿Qué quieres verdaderamente?
La diferencia sustancial la hace la palabra “verdaderamente”, porque implica una inmersión en uno mismo, un análisis sincero, libre y sin prejuicios, para encontrar una respuesta satisfactoria.
La pregunta nos arrincona, nos obliga, casi que nos amenaza, y a menudo, las respuestas que damos son una adaptación, una forma de acomodarnos para posponer, por no sentirnos nunca “a la altura” y preparados para cambiar completamente nuestra vida, aunque conozcamos los deseos profundos de nuestro corazón.
¿Cuántas cosas posponemos con la esperanza de que, antes o después, se resolverán por sí solas?
Esto vale no solo para los casos de insatisfacción extrema, sino también para las más pequeñas tareas cotidianas, cuestiones sin resolver que arrastramos durante días, meses, incluso años, postergándolas con la esperanza que antes o después se resolverán.
La energía vital no es infinita, es una cantidad precisa y limitada para cada uno, si pudiéramos utilizarla completamente en aquello que nos hace felices y satisface; ¿nuestra existencia no sería mejor? ¿No sería mejor que desperdiciar una parte de esta energía para mantener cuestiones abiertas, alimentando la incertidumbre y el temor?
Luego de variados intentos, he llegado a la conclusión de que la acción más eficaz es aquella de intentar decirme todos los días: este es tu momento!
Estamos habituados a mirar a los demás, a elogiarlos por sus conquistas, mientras que para con nosotros mismos, estamos listos a criticar, esperar, planificar, buscar el momento, el tiempo, el lugar, lo mejor, ideal, apto para hacer; y mientras tanto, en la espera, consumimos nuestra vida.
Quiero decirte, sin medias tintas, que el momento ideal no llegará, no existe el día justo, no será todo perfecto, por esta razón, la mejor ocasión es la que podemos buscar y vivir ahora. “Si no ahora, ¿Cuándo?” Decía Primo Levi.
La mejor ocasión es la que podemos buscar y vivir ahora: “Si no ahora, ¿Cuándo?” (Primo Levi)
Dejemos de lado nuestras convicciones, nuestros miedos, nuestras dudas, nuestras certezas y lancémonos a la vida, con la esperanza cierta de que ella nos dará una mano, y respondiendo sinceramente a la pregunta ¿Qué es lo que verdaderamente quiero? Se mostrará ante nosotros la posibilidad de poder obtenerlo ahora, en este instante, porque estoy preparado, porque he trabajado para llegar aquí, por eso puedo hacerlo ahora, es mi momento, de nadie más, solo mío!
Tú eres el maestro de tu vida, eres capaz de orientar tus velas en la dirección del viento, eres capaz de timonear, de llevarte donde nunca hubieras pensado y de llegar exactamente allí, donde tú sabes; y puedes hacerlo sin correr el riesgo de perder nada, porque la vida no abandona a nadie y, si tú crees, te devolverá más de lo que tú le has dado.
Inténtalo entonces. Tienes un sueño, un deseo, un asunto sin resolver con alguien, con algo, lo tienes claro ante ti…
Ahora respira profundamente, una, dos, tres veces y di: este es mi momento! Y sin dudar más, actúa!
Te sentirás bien, muy bien, siempre más vivo; e incluso fallando podrás mejorar, y dentro de veinte años mirar hacia atrás sabiendo que lo intentaste.
Con certeza te digo: es mejor haberlo intentado y fallado, que no haberlo hecho y sentir el remordimiento.

Profesional o aficionado. Ser o no ser.

Profesional o aficionado. Ser o no ser.

En el arte de actuar, el tema de la formación para profesionales o para aficionados, es un asunto que nada tiene que ver con la esencia del teatro.

Ser profesional o no serlo es un tema personal. Es parte de las decisiones íntimas que cada ser humano toma en su vida. Unos intentarán ser actores “profesionales” otros no. De aquellos que lo intenten, unos conseguirán grandes resultados, otros, resultados menores.

Pero “la herramienta teatro” intentará desarrollarlos a todos por igual: crearles una conciencia crítica, generarles nuevas preguntas que los lleven a conocerse mejor, superar miedos y juicios, abrirse a la creatividad… para que finalmente emerja desde dentro de cada uno, el estilo propio y personal, la belleza que les es propia: su ser único e irrepetible.

(Si un niño va a clases de tenis, su profesor le enseñará a coger la raqueta como debe ser cogida, a golpear la pelota como debe ser golpeada, etc. Si será un profesional o no, no es un asunto del tenis. Es un asunto del niño, de su ámbito familiar, de sus talentos, de un sinfín de circunstancias particulares. No del tenis)

El fin último del teatro, y del arte en general, es la creación de seres humanos originales, felices, bellos y sensibles; para que a su vez, ellos puedan compartir estos valores con la sociedad, con el fin de mejorarla, igual que el arte hizo con ellos; y así, construir cadenas de valores que mejoren, eduquen y orienten el mundo en el que todos vivimos.

Esto no tiene relación ninguna con ser profesional o no serlo. Ser o no ser. Esa es la cuestión.

Ángeles

Ángeles

Mi paso por Teatro Fértil fue un tiempo para aprender y un tiempo para volar. Un lugar donde hacer evolucionar una gran pasión y donde desarrollar herramientas útiles para mi vida, potenciando la atención, la concentración, la escucha…. Un mundo en el que conocí a gente maravillosa a la que sigo amando.

Rafa

Rafa

Al teatro le tengo que agradecer el que me haya ayudado a ser un poco menos tímido de lo timidísimo que fui. Los frutos recogidos y el imaginario despertado, me han ayudado en todas las facetas de mi vida. Aprecio mucho de Teatro Fértil que siempre se me haya dicho lo que no había funcionado en la escena, con el fin de buscar soluciones de mejora, cosa que no me había sucedido antes en otras escuelas. Uno de los puntos fuertes de la pedagogía de Teatro Fértil, es el adentrarse en el conocimiento del compañero, con el fin de que te genere el soporte y la confianza necesaria para el planteamiento de las diferentes escenas.

Mayu

Mayu

Una publicidad llegó a mi mano y me atreví a ir. Y ahora, estoy esperando con ganas e ilusión cada clase. Me he encontrado con gente maravillosa, que te aceptan nada más verte. Que no te juzgan, ni te preguntan; en vez de preguntar, te dan un abrazo; mi profe y mis compañeros saben lo que necesito con apenas mirarme, y yo estoy desarrollando la misma sensibilidad para con ellos. Saber que tienes gente a la que no tienes que dar explicaciones y te dan un cariño incondicional es tan maravilloso… Aprendes a abrirte, a relajarte, a expresarte, a perder el miedo a ser tú. Es liberador. Si pudiera gritaría al mundo que todos necesitamos algo así, sin trabas de edad, sexo, condición personal… Gracias por enseñarme a ser un poquito mejor.

Carola

Carola

Para mí las clases de Teatro con Diego y mi grupo son un regalo maravilloso que me hizo la vida hace unos años y ahora ya son casi imprescindibles. Es un lugar donde reina el “el buen trato”, donde se te permite jugar y ser tú mismo sin cortapisas. Siempre que puedo lo recomiendo.

Asier

Asier

Teatro Fértil es un espacio creativo, humano, amable, donde llegar agotado y salir con las pilas cargadas, donde la confianza y el respeto son la norma. Aprendí que la creatividad es contagiosa y que, cuando estas en un entorno fértil, los frutos aparecen: propuestas de compañeros que a uno le despiertan inquietudes que desconocía tener, capacidades insospechadas que se manifiestan, buenos amigos y compañeros…

Ángela

Ángela

En mi primera clase de teatro sentí miedo; mi única salvación era la sonrisa nerviosa. Pero poco a poco, el miedo fue dando paso a un entusiasmo enorme y a unas ganas increíbles de superarme. El teatro ha despertado en mí una creatividad que supongo andaba un poco distraída, una gran capacidad para sorprenderme de mi misma. Me ha brindado la posibilidad de dejar de lado la necesidad de juzgarme y enfrentarme a muchas situaciones de mi vida con mayor seguridad; y sobre todo, con mucho más valor. El teatro para mí es diversión, es reírte hasta sentir que te duele la mandíbula, es sentimiento, son sensaciones, es compartir, jugar, es expresión, es mirarnos a los ojos y no volver a sentir miedo, es FELICIDAD.

Erika

Erika

Conocer Teatro Fértil abrió mi creatividad artística hacia el teatro con mucha más confianza, a través de un grupo humano único que me permitió expresarme libremente en todo momento, sin juzgarme y acompañando el proceso. Momentos únicos, con una metodología que no daña sino que intenta capturar la esencia del personaje o de la situación desde un punto de vista pedagógico atractivo y efectivo

Ángela

Ángela

Asistir a clase de teatro es una inyección tremenda de energía, es, sobre todo, aprender a relajarte y a disfrutar del momento presente, del “aquí y ahora” con lo que haya. Cuando la gente me pregunta ¿cómo es una clase de teatro? respondo siempre lo mismo “Anímate a experimentarlo” porque al teatro hay que vivirlo, sentirlo y respirarlo, y yo, por mi parte no pienso parar de respirar. Gracia familia teatrera. Gracias Teatro Fértil. Gracias vida.