Profesional o aficionado. Ser o no ser.

Inicio / Blog / Profesional o aficionado. Ser o no ser.
Profesional o aficionado. Ser o no ser.

En el arte de actuar, el tema de la formación para profesionales o para aficionados, es un asunto que nada tiene que ver con la esencia del teatro.

Ser profesional o no serlo es un tema personal. Es parte de las decisiones íntimas que cada ser humano toma en su vida. Unos intentarán ser actores “profesionales” otros no. De aquellos que lo intenten, unos conseguirán grandes resultados, otros, resultados menores.

Pero “la herramienta teatro” intentará desarrollarlos a todos por igual: crearles una conciencia crítica, generarles nuevas preguntas que los lleven a conocerse mejor, superar miedos y juicios, abrirse a la creatividad… para que finalmente emerja desde dentro de cada uno, el estilo propio y personal, la belleza que les es propia: su ser único e irrepetible.

(Si un niño va a clases de tenis, su profesor le enseñará a coger la raqueta como debe ser cogida, a golpear la pelota como debe ser golpeada, etc. Si será un profesional o no, no es un asunto del tenis. Es un asunto del niño, de su ámbito familiar, de sus talentos, de un sinfín de circunstancias particulares. No del tenis)

El fin último del teatro, y del arte en general, es la creación de seres humanos originales, felices, bellos y sensibles; para que a su vez, ellos puedan compartir estos valores con la sociedad, con el fin de mejorarla, igual que el arte hizo con ellos; y así, construir cadenas de valores que mejoren, eduquen y orienten el mundo en el que todos vivimos.

Esto no tiene relación ninguna con ser profesional o no serlo. Ser o no ser. Esa es la cuestión.