La Técnica del actor

Inicio / Blog / La Técnica del actor
La Técnica del actor

La técnica del actor se reduce a pocas y simples cosas:

Relajación – Atención – Escucha – Sensibilidad – Relación viva.

La belleza de estas características es que no pueden ser fingidas, no se pueden “actuar”; hay que ir adquiriéndolas poco a poco y se consiguen trabajando, se consiguen con entrenamiento. También sirven para ampliar tus capacidades personales y mejorar el conjunto de tu vida.

Sin relajación, no hay atención, sin ella no hay escucha: no puedo relacionarme ni responder de manera sensible (la sensibilidad es la capacidad de percibir).

Si falta esto, falta el actor, y sin actor, no hay nada.